M. Wiñazki sobre el rol del periodismo a partir del nuevo índice de la agenda noticiosa

Miguel Wiñazki reflexiona en diario Clarín sobre el rol del periodismo en la actualidad, a partir de los datos del nuevo Índice de la Agenda Noticiosa de MESO lanzado este pasado martes, que indican un menor interés de los lectores en los asuntos públicos que el que tienen los diarios, a propósito del caso de la fuga de los prófugos del triple crimen.

Es el dilema de la edición y de la jerarquización de los temas. ¿Los medios deben publicar y priorizar sólo aquello que les interesa a sus audiencias? Si así fuera, se desdibujaría el periodismo tal y como lo conocemos. La profesión se sustenta en la hipótesis de que la edición es racional y que hay noticias más importantes que otras. De ese modo, un hecho que asocia el narcotráfico a la politica, y que estalla a través de una fuga que puso en jaque al sistema nacional de seguridad, es realmente importante y debe tener mayor espacio que cuestiones más vínculadas a la frivolidad.

Hay otra hipótesis sin embargo: lo importante sería lo que elige la gente, lo que siente el público, lo que prefiere porque justamente lo aleja de pronto de la cruda realidad. El “periodismo” sería entonces mero entretenimiento y no esencialmente un espacio para el debate público de cuestiones políticas.

El peligro –si cabe este término algo tremendista– de no contradecir jamás la pulsión de los lectores, sería precisamente la devaluación de la información y el auge de la demagogia pseudoperiodística. Los profesionales de la información deberían, según ésta línea de pensamiento, informar aunque eso no sea lo que les piden sus audiencias ¿Eso es un acto de soberbia inaceptable? ¿O lo inaceptable es el imperio total del divertimento y la muerte de la información dura? La fórmula tal vez sea la combinación de estos elementos.”

Leé la nota completa haciendo click aquí.